Responsabilidad de los peluqueros por daños

Acudir a una peluquería es un gesto cotidiano que no parece entrañar peligro alguno, pero como en toda actividad también existen riesgos. Pensemos en lo que ocurre normalmente cuando entramos en uno de estos establecimientos y pedimos, por ejemplo, que nos tiñan el cabello. ¿Le han preguntado alguna vez si es alérgico o presenta sensibilidad a alguno de sus componentes? ¿Le han ofrecido la posibilidad de que le realicen una prueba al respecto? Sigue leyendo